14 feb. 2009

¿COFRADE O PEDERASTA?

Un juzgado investiga el contenido de un ordenador de las Cofradías de Dolores

CARMELA LÓPEZ > FERROL

El Juzgado de Instrucción número 1 de Ferrol investiga el contenido de un ordenador de las Cofradías de Dolores que se encontraba en un despacho del que, al parecer, el anterior presidente, Juan José Castro Couto, no quiso entregar las llaves cuando presentó la dimisión

La existencia de problemas en el seno de las Cofradías de Dolores es algo que circula por la ciudad desde el mes de noviembre, que fue cuando, según fuentes de la entidad, Juan José Castro Couto fue forzado a presentar la dimisión. En los últimos días incluso se ha llegado a decir que las procesiones de Semana Santa de este año corren peligro, tanto por esos problemas sin especificar, como por el hecho de que el tiempo se está echando encima y todavía no se empezó a trabajar en la organización y preparación de los tronos y desfiles.

Independientemente de que existan otras cuestiones de carácter meramente organizativo, lo cierto es que el asunto ya llegó a los juzgados. A raíz de la dimisión forzosa o voluntaria del anterior presidente, sus sucesores -la práctica totalidad de ellos ya formaba parte de la directiva con él- se encontraron en la situación de que, al parecer, no quería devolverles las llaves, motivo por el que decidieron cambiar las cerraduras con la ayuda de un cerrajero.

En uno de los habitáculos de la sede, que el anterior presidente utilizaba como despacho y que también estaba cerrado con llave, había un ordenador propiedad de las Cofradías, en el que, supuestamente, aparecieron algunas fotografías bajadas de internet que no se consideraron adecuadas para una institución como ésta.

En vista de la situación, los actuales directivos entregaron la CPU en la Comisaría de Policía, sin terminar de comprobar el contenido de la misma.

El equipo fue entregado en el Juzgado de Instrucción número 1, y, en presencia del secretario judicial, se efectuó un volcado de seguridad de la gran cantidad de archivos existentes en el mismo. En la actualidad se está procediendo al examen de esos ficheros, sin que hasta ahora haya trascendido su contenido.

La situación planteada se está viendo agravada por el hecho de que una o varias personas están utilizando el anonimato para hacer llegar a diferentes personas y también a los medios de comunicación copias de una sentencia de conformidad del año 1980, dictada por la Sección Segunda de la Audiencia de Pontevedra, por la que se condena a Juan José Castro Couto por un delito de corrupción de menores. Los hechos que se dieron como probados por conformidad ocurrieron en un colegio-internado en el que el ejercía funciones de educador.

La directiva de las Cofradías de Dolores mantuvo ayer a las nueve una junta para analizar la situación y estaba previsto que emitiese un comunicado público para dar a conocer a la ciudadanía su punto de vista sobre la misma, pero a las once de la noche seguían reunidos y anunciaron que la nota de prensa se enviaría hoy, sábado, a la vista de lo que publiquen los periódicos.

No hay comentarios: