25 nov. 2009

Lydia Cacho,otra "Mujer con Causa"

Lydia Cacho visitó nuestro país para recoger un premio contra la violencia de género que otorga la Fundación Isonomia y ha aprovechado su viaje para ofrecer diversas conferencias al respecto de la situación de violencia extrema y censura que sufren los profesionales de la información en México.

'Cuídate de tus artículos, antes de que tú te conviertas en noticia'. Con esta frase, escrita en una nota que apareció junto al cadáver de un periodista mexicano, Cacho dio comienzo a su intervención, en la que denunció que la mayoría de los llamados 'grandes medios' se han sumado a favor de estos grupos de poder responsables de la situación de violencia.

Lydia Cacho considera que se impide que 'la verdad sobre este tipo de hechos salga a la luz'. La periodista se mostró, asimismo, crítica con los medios internacionales radicados en México y pidió a los periodistas extranjeros que informen sobre la situación de los profesionales mexicanos para 'proteger su vida y ayudar a que continúen informando e investigando'.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) estudia e la actualidad la denuncia que la periodista ha presentado contra el gobernador de Puebla y Kamel Nacif por vulnerar su derecho a la libertad de expresión, mantenerla secuestrada, torturarla e intentar agredirla sexualmente.

La pasada semana, esta misma Corte declaró culpable al gobierno mexicano de violar garantías de dos mujeres asesinadas en Ciudad Juárez en 2001, y de sus familiares, por no investigar de la forma pertinente y castigar a los culpables del crimen. Lydia Cacho aplaudió esta acción “porque abre la puerta a que se haga justicia por los feminicidos” en ese país. Según los datos facilitados por la periodista, entre 1.300 y 1.500 mujeres son asesinadas en México cada año.


Cacho lideró una campaña para evitar la filmación de la película "Memorias de mis putas tristes", basada en el libro de García Márquez del mismo nombre, por considerar que reflejaba una exaltación de la pederastia y la pornografía infantil.

Aseveró en la entrevista que publica este domingo la más reciente edición de la revista "Semana" que "la literatura de García Márquez es producto de su realidad", por lo cual convocó a que la gente lea sus obras y se forme una opinión, pero "no que destruya sus libros".

Aclaró que nunca se manifestó contra "Memorias de mis putas tristes", pero en su opinión le dejó la "sensación de fascinada complacencia con el maltrato a las mujeres, con las niñas prostituidas, el endiosamiento del patriarca".

La periodista mexicana calificó como "ridículo" que las personas que hacen análisis de obras y autores, y que "argumentan sus tendencias de fascinación pederasta, sean catalogados de censores.

"Se supone que los progresistas tenemos derecho a opinar, pero no a cuestionar a `uno de los nuestros'. Es como si hubiera una regla que prohíbe que a patriarcas como Gabo (García Márquez) se les pueda tocar. Y yo digo ¨por qué no?", recalcó.  Explicó que sus dichos buscaban "debatir sobre la responsabilidad de los autores en cierto tipo de temas y sobre quienes invierten en sus producciones", pero el diálogo quedó reducido a "un pleito entre feministas contra literatos y cinéfilos progresistas".

Cacho sostuvo que no tiene sentido decir que por este tipo de libros existen los pedófilos, porque "la literatura refleja la realidad. Y la realidad es que cada año 800 mil niñas y adolescentes son compradas y vendidas como prostitutas" en el mundo.

No hay comentarios: