29 ene. 2008

¡SE MOJARON!


Miguel Fernández y Fernández, Almirante en la Reserva(Trascripción del articulo que ha sido publicado en el numero 22 de la Revisa “Ferrol Análisis”, editada por el Club de Prensa de Ferrol. En el año 1999 Miguel Fernández y Fernández era el Jefe del Arsenal Naval Naval Militar de Ferrol, cuando el 26/8/1999, por el entonces Almirante de la Zona Marítima del Cantábrico, fue suscrito un informe contrario a la ubicación de una Planta de Gas dentro de la Ría, al que se hace alusión en este articulo.)Vamos a suponer que yo fuera te­rrorista. En una de las reuniones con mis colegas, les propondría: Para atacar las bases de esta so­ciedad que odiamos, busquemos un escenario donde sea fácil come­ter un atentado a un enorme buque transporte de combustible, o de substancias químicas, o de gas y a su planta de apoyo, o mejor aún, a los dos al mismo tiempo. Un puer­to que tenga una entrada angosta por un canal fácilmente accesible desde tierra, en el que los grandes buques solo puedan entrar con la marea alta, que se encuentre situado muy cerca de núcleos densos de población, para que se produzcan más daños materiales, humanos y ecológicos y que, además, de paso nos carguemos una importante base naval, neutralizando a los astilleros de apoyo, el arsenal y todos los buques militares.... Ahora vamos a suponer que yo fuera un político sin muchos escrúpulos: En una de las reuniones con mis colegas, al tiempo de degustar unas exquisitas almejas, de esas que ya van quedando menos en la ría de Ferrol, les propondría: Vamos a apoyar un proyecto sin tener en cuenta los intereses de los ciuda­danos (¿cuántos puestos de traba­jo se han creado?), a modificar una solución inteligente tomada años atrás (el puerto exterior se pensó, precisamente, para ubicar a la plan­ta de gas), a cargamos el atractivo turístico de una hermosa ría, a de­bilitar su candidatura a Patrimonio de la Humanidad, a poner en serio peligro las vidas de los ciudadanos que nos votan, a no cumplir las nor­mativas de distancias de seguridad ni de impacto ambiental; a cons­truir una autovía con dinero público que termine, vaya casualidad, en la planta de gas. Además, existe la po­sibilidad de cargamos más todavía la vida marina y los cultivos de al­meja y otros bivalvos... que también los crían en otros lugares de mayor interés para nuestro partido.En ambos casos las respuestas son coincidentes y, si se consigue el segundo supuesto, se facilita enor­memente la labor de los “pobres” terroristas.Si pasamos de las suposiciones a los hechos sucede que en Mugardos nos han instalado una planta de gas, en casa.Entre las muchas formas de actuar del terrorismo marítimo se pueden de enumerar: El ataque en alta mar a barcos que transporten mercancías vitales; la voladura en aguas interiores o en el muelle de mercantes especialmente vulnerables; el ataque en puerto a grandes buques con cargas peligrosas, bien desde el aire utilizando aeronaves pequeñas cargadas de explosivos, bien mediante ataques submarinos por buceadores o equipos de demolición suicidas, utilizando minas adhesivas. Estas posibilidades están contempladas en los manuales interceptados a los terroristas. Hundir un barco mercante capturado previamente, bloqueando un canal estratégico es una de las muchas contingencias posibles. Otra es un ataque desde tierra con cohetes. Tampoco hace fue falta tener mucha imaginación para pensar qué podría pasar si unos terroristas secuestran un buque transporte de materias química o de gas y lo hacen volar en las proximidades de una ciudad de la costa.Las instalaciones de LNG enclavadas en la costa también pueden se atacadas desde tierra por medio de camiones bomba con similares desastrosas consecuencias.Los ataques de piratería se han multiplicado en los últimos años especialmente en lndonesia Curiosamente la red de Al Qaeda, ha comprado un número conside­rable de buques creando la primera, fuerza naval terrorista de la histo­ria. Los buques están registrados con banderas de conveniencia dé Yemen o Somalia. Es lógico que re­cuerde aquí que una de las acciones más claras de antiterrorismo naval fue la interceptación por una fraga­ta española, en una impecable y bri­llante acción, del buque norcoreano Sosan llevando misiles a Yemen en Diciembre de 2002. Una excitante historia de piratas que nos retrotrae a las novelas de Emilio Salgari de nuestra infancia, con la diferencia de que no era ficción imaginada por un escritor, sino la cruda realidad de los tiempos que corren. El final fue que al barco se le autorizó a se­guir su viaje pues se trataba de dos países soberanos y, por tanto, se supone que respetables. El negocio es el negocio.¿Qué sucedería en caso de un ata­que? Las características del gas na­tural licuado (LNG) y su volatilidad ofrecen, en esta desgraciada era del terrorismo, muchas oportuni­dades de atentados a infraestructu­ras de apoyo vulnerables que estén emplazadas cerca de núcleos urbanos.Según técnicos respetables un ataque que terrorista con un bote bomba sobre un gasero puede hacer que la mitad de la carga de LNG se escape y se incendie. En 3 minutos el fuego se puede extender a unos mil metros del buque. En un caso así no hay nada que se pueda hacer, no hay tiempo de evacuar a la gente o de apagar el fuego. Los estudios afirman que los mayores efectos tendrán lugar hasta los 500 metros. La radiación térmica alcanzará los 1.500 metros y puede incendiar miles de hogares. y estos estudios son los que han impuesto las actuales medidas de seguridad que fijan un mínimo de 2 a 3 km de distancia a los núcleos de población. En todo caso los informes más conserva­dores, es decir, los de las propias compañías que barren lógicamen­te para casa, señalan como distan­cia mínima de seguridad una milla (1.850) metros.Como se decía en el informe del Estado Mayor de la Zona Maritima del Cantábrico de Agosto de 1999, las distancias al casco urbano eran de 1.200 metros, al centro 1.600, a Mugardos 900 y al propio Arsenal 1.000 metros. Ese informe fue ela­borado con el soporte técnico pro­porcionado por el Arsenal, en aquel momento bajo mi mando. Los in­formes negativos de la Armada no prosperaron pues había una firme decisión de .llevar adelante el pro­yecto.No deja de ser curioso que uno de los socios de la planta de gas de Mugardos, ENDESA, esté constru­yendo una planta en Livorno (Italia) 20 km mar adentro y presuma de su tecnología como clave de lo que representará el futuro de los pro­yectos de regasificación mundiales. Este hecho hace que a la burla se sume el escarnio, cuando ya esta­ba previsto que la planta se ubicara en los terrenos del puerto exterior en Caneliñas. Acaba de llegarme la esperanzadora noticia de que el gobierno italiano acaba de suspen­der el decreto de aprobación de la planta de gas licuado de Brindisi por no cumplir la ley italiana ni la europea.Distintos organismos oficiales han reconocido el peligro de la planta, y que es previsible que se produzcan pérdidas humanas en caso de un ac­cidente cuya repercusión económi­ca sería alta. Las distancias de se­guridad no se respetaron y la salida del buque, en una emergencia, por sus propios medíos es imposible. Las personas y organismos públicos que tenían que haberse manifesta­do en su momento, se inhibieron.En su favor se podría decir que el que no sabe es como el que no ve. En aquel momento los ciudadanos y puede que algunos políticos, quizás no supieran, pero los técnicos sí sa­bían y los que tomaron las decisiones también sabían. Y ahora sí sabe que el lugar adecuado de esta y bomba potencial es el puerto exterior de dónde nunca se debió des­vincular. Si a los gallegos nos sobra dinero para pagar cinco veces más que su presupuesto original por una Ciudad de la Cultura de dudosa funcionalidad, bien podíamos aspirar a que un soplo de juicio en nuestros dirigentes haga inexorable el traslado futuro de la planta.
____________________________________________________________________
SUSO DE TORO (ESCRITOR)
Seguimos a elloUno hace años escribió alguna guía que otra de viaje por Galicia, pero poco a poco se le fue haciendo más difícil escribir. El aspecto de los lugares que visitaba, el aspecto del país empeoraba año a año.La palabra feísmo es clasista, oculta nuestra historia reciente y el sufrimiento de la genteAquí debió resultar maravilloso ser rico en un tiempo en que todo el mundo era pobre. Uno lee la geografía de Galicia de Ramón Otero Pedrayo o ve las fotos de esa minoría que en los años veinte o treinta del siglo pasado tomaba baños de mar en nuestras playas y piensa en qué hermosísimo país disfrutaron esas personas privilegiadas. Las criadas amasan con la flor de la harina, limpian las xoubas para que cuando los señoritos vuelvan del paseo en yate deportivo por la ría de Pontevedra - aún no hay la fábrica de celulosa de Ence y la ría huele a fresco y a sal- devoren una sabrosa empanada.El sol tuesta la piel fina de los rostros de los jóvenes del yate en traje de baño, ellas ríen y se abrazan cerrando bien el albornoz. Las velas del yate se sacuden, se cruzan con un barco xeiteiro que vuelve de trabajar y desde el yate saludan alegres a los marineros que devuelven el saludo levemente. Aquí hubo un tiempo en que existió un paraíso para algunos. Galicia fue sin duda un país hermoso.Pero cuando uno ha conocido un lugar maravilloso y luego lo ve destrozado ... ¿cómo se puede contar eso? ¿Cómo va a contar que ese lugar antes era muy hermoso y ahora le han echado cemento encima y algún que otro edificio horroroso? No se pueden contar esas cosas en una guía turística, nadie quiere que le animen a visitar lugares deshechos, degradados. El problema era que los ojos del escritor de guías que recorría su país sólo veía el deterioro y sus guías cada vez le salían más melancólicas.Ver antiguas villas marineras totalmente deformadas, irreconocibles, toda la costa, todas las villas y pueblos. Pasen y vean. ¿Cómo se puede contar las Rías Baixas? ¿Qué se puede escribir de Ribeira, Boiro, Pobra, Rianxo, Vilagarcía...? ¿De Vigo, de esta Coruña, del Ensanche de Santiago, de Betanzos, de Padrón, de Sarria, de Malpica...? ¿Qué decir sino la mudez? Sólo quedaba la melancolía o la denuncia, pero ni los vecinos de los lugares quieren que se cuenten las barbaridades que ellos mismos cometieron ni los lectores de guías quieren leer protestas. El lector de guías desea venir a dejar los cuartos y quiere optimismo, sol y sonrisas, para eso paga. Las guías turísticas son parte del negocio y nadie quiere, queremos, que nos estropeen el negocio.Por otro lado, el escritor de guías también tenía su conciencia social, no sólo veía los lugares hermosos que habían desaparecido, también veía las vidas de la gente. Sabía en qué casas habían nacido y comprendía esas viviendas de ladrillo construidas poco a poco, en cada viaje de vuelta de Suiza o de una marea. Casas feas, de cualquier manera, construidas donde no debían, pero ¿qué alternativa tenían?, ¿quién se las iba a regalar o quién les iba a ayudar a que fuesen más lindas y mejores?El escritor de guías no podía reírse mucho de esas casas a medio hacer habitadas, feas, casi siempre más grandes de lo necesario, a veces grotescas. Por eso el escritor de guías en paro no soporta la palabra feísmo, la considera estúpida porque oculta la necesidad y el sufrimiento de la gente, también su esfuerzo y su capacidad de salir adelante. La valentía de quienes no esperaron a que les pusiese el Estado una vivienda, sino que se la construyeron a pulso. Feísmo es una palabra que oculta nuestra historia reciente y la ofende con un clasismo insoportable.En el curso de una vida hemos visto desaparecer un país hermoso y nacer un paisaje lleno de heridas y costurones, consecuencia de nuestra historia de trabajos pero, sobre todo, de un crecimiento sin planificación. Crecimos en el caos y seguimos sin plan de ordenación territorial. Pero dejemos de decir feísmo de una vez, digamos corrupción política y urbanística. Todo ese paisaje lastimado es nuestro patrimonio, lo que nos han legado y lo que nosotros mismos hemos construido. Pero ahora seguimos a ello.Aún nos quedan pedazos de territorio maravillosos, el trabajo no está completo. Nos quedan trozos de Courel; hay que autorizar nuevas canteras. Nos quedan pedazos de costa; hay que plantar granjas de rodaballo sobre los parajes de Baroña, Aguiño, Camelle, Corrubedo... En la ría de Ferrol autorizamos el pelotazo urbanístico y la animalada que empequeñece a la celulosa en la de Pontevedra. Vamos bien, seguimos a ello.
_____________________________________________________________________
Miguel Ángel AguilarPeriodista (DIARIO CincoDias 30-11-2007)
Cantábamos de pequeños en honor del comercio, al que daban vida las jóvenes o jóvenas emprendedoras de entonces, las estrofas que empezaban 'desde Santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla, con la falda remangada, luciendo la pantorrilla, vengo deprisa y corriendo, porque me aprieta el corsé, voy gritando por las calles: ¡quién compra!, sardinas frescué. Mis sardinitas, que ricas son, son de Santurce, las traigo yo'. Reconozcamos que aquellas pioneras trataban con el pescado y que si lucían la pantorrilla era para incentivar la comercialización, como sucede ahora en los anuncios de la prensa o los spots de televisión.Pero más allá de la estampa costumbrista que evoca esta cantata popular, su arranque podría servir para caracterizar la España de los desastres ecológicos perpetrados en nuestras costas. Porque efectivamente, desde Santurce a Bilbao o desde Totana al Puerto de Santa María o a la ría del Ferrol ya podemos ir -no saltando de árbol en árbol como podían hacer las ardillas para pasar desde Gibraltar hasta los Pirineos, en épocas anteriores al culto arboricida, sino de apartamento en apartamento y de torre en torre- sin tocar el suelo.Estos últimos días, los abusos urbanísticos con arrastres ecológicos irreversibles han saltado en Totana (Murcia) -patria chica de los Garrigues- pero conviene atender también a otros casos, en especial cuando quedan sorprendentemente ocultos sin romper la barrera de silencio.Veamos, por ejemplo, lo que está sucediendo en la ría del Ferrol con la planta de regasificación promovida por Reganosa, barbarie frente a la que se estrella la oposición ciudadana. Sus clamores contra la ilegalidad que supone esa planta, contra los peligros que añade su absurda ubicación, así como sus alegaciones por el incumplimiento de las más elementales normas de seguridad industrial y medioambiental, carecen de eco alguno en los medios de comunicación, si se exceptúan las páginas del diario La Opinión de La Coruña, y de ahí la consiguiente desatención de la Xunta, cuyos actuales responsables proceden como si debieran subrogarse en las corrupciones financieras y políticas características de los tiempos de la presidencia de Manuel Fraga. He aquí algunos botones de muestra:Estos últimos días, los abusos urbanísticos con arrastres ecológicos irreversibles han saltado en Totana, pero debe atenderse a otros casos•La instalación de la planta de Reganosa se ha incrustado en el corazón de la ría de Ferrol en un lugar donde dentro de un radio de 2.000 metros viven más de 7.000 personas, cuyo caserío presenta viviendas a distancias de apenas 80 metros. En ninguna planta de gas en España sucede nada parecido.•A la planta sólo se puede acceder desde el mar abierto a través de un estrecho canal de escasa profundidad y de más de 4 kilómetros de longitud. Estas condiciones impiden el tránsito de los grandes buques gaseros fuera de las dos horas diurnas de pleamar, único intervalo en que se dispone de la luz y el calado suficiente para su navegación, y eso siempre que los fuertes vientos habituales no lo impidan.•Los fondos marinos de esta canal están clasificados como lugar de interés comunitario (LIC) y quedan bajo normas de protección integral, por lo que debe excluirse la posibilidad de proceder a dragarlos.•Los tanques de la planta se encuentran dentro de la zona de seguridad para la defensa nacional frente al arsenal de Ferrol. De modo que los buques gaseros con su carga de gas natural licuado (GNL) quedarían fondeados a menos de 200 metros de los buques de guerra y del resto de las instalaciones militares de la Armada.•En su informe de agosto de 1999 el contralmirante Pedro Español Jofre de Villegas, con el respaldo del almirante jefe de la Zona Marítima del Cantábrico, Rafael Morales Robledo, hizo constar la gravedad de la situación descrita pero la reacción del ministro de Defensa Federico Trillo se limitó a pasar a la reserva al almirante Morales.El próximo día de clase nos ocuparemos en esta misma aula de los antecedentes, de la situación actual del expediente de autorización y de las causas que llevaron a elegir precisamente Punta Promontorio para instalar la planta de Reganosa. Atentos.

6 comentarios:

Correo BOD dijo...

Carta-denuncia sobre un acontecimiento hipócrita… Almirantes de Racimo
Abril 5, 2008 · No Comments
José Manuel Aranda de Pontedeume nos ha enviado esta carta que le agradecemos mucho. Importa ver tras los festejos y celebraciones de la sociedad, qué clase de actos y personas están recibiendo esos “honores”. Importa verlos e importa denunciarlos.

(Carta colgada en “La Voz de Galicia” el día 14 de marzo de 2008)

Almirantes de racimo

Uno de los sueños preferidos de los niños de mi época era el de ser almirante. No hay más que echar un vistazo a las viejas fotos de nuestras primeras comuniones. Aunque no es fácil alcanzar un sueño quien si lo ha conseguido es el militar Francisco Torrente Sánchez que ha llegado ni más ni menos que a almirante general de la Armada Española.

Otro de los puestos importantes dentro de su brillante carrera fue el de Secretario General de Política de Defensa (Segenpol) . Inexplicablemente ( o tal vez inteligentemente ) Torrente renunció de manera voluntaria a este cargo para presidir la empresa pública Expal. Conviene recordar que Explosivos Alaveses S.A. - Expal- es el cuarto fabricante del mundo de material explosivo y munición avanzada . Entre sus productos figuran granadas de mortero, minas anticarro , grandes bombas penetradoras de aviación y las tristemente célebres bombas de racimo. También conviene recordar alguno de sus clientes: Irán ,Irak, Turquía, Israel…

Sería extenso enumerar todos los méritos que ha conseguido el almirante Torrente y que dan fe desu calidad humana. Citar simplemente que acaba de recibir la Gran Cruz del Mérito Civil , que en el año 2005 fue nombrado “Ferrolano del año” y que en breve será pregonero de la Semana Santa de Ferrol, su tierra natal. ¿Cabe más orgullo para una persona que estos reconocimientos?

Cuando este año desfile solemne encabezando las procesiones de su ciudad nadie sabrá que tras él ,aparte de un reguero de capuchones, deja otro de muertos y mutilados gracias a los artilugios que su empresa fabrica. Son los desheredados de la Tierra. Niños que no sueñan con ser almirantes sino con recuperar el brazo o la pierna que una bomba les segó un mal día.

Personas sin méritos ni condecoraciones pero con más dignidad que quien desfila bajo palio con el entorchado de los galones manchado de sangre.

José Manuel Aranda
Pontedeume

Correo BOD dijo...

Recomiendo ver periódico "Novas da Galiza " donde sale un monográfico sobre los "negocios" del almirante Torrente

Nuria Avendaño dijo...

Que vergonza asistire como bon cristiano tendo tras de si mortes pareceme inadmisible, pero seguro que todo o que se publica diste almirante e certo, tamen falan que era o responsable das contratacios do avión que caeu en Turquía, alguen sabe de isto.
Nuria Avendaño.

Anónimo dijo...

Pois si Nuria. O noso persoaxe foi o que rexeitou compañías aereas comerciais que trasladaban tropas españolas a zonas de conflicto para darlle o contrato á empresa NAMSA. Ésta subcontratou a outra , e logo a outra e así varias veces ata chegar ós piratas aéreos do Yak-42 donde se perdeu -aparte da vida de 62 persoas- o 75 % dos cartos que saíron inicialmente para ese concepto. Ainda así Torrente non se veu salpicado por este asunto. E por favor non me fagas falar máis...

Anónimo dijo...

La fotografía de Gervasio Sánchez premiada con el premio "Ortega y Gasset" ilustra a la perfección la eficacia de los productos que fabrica el almirante Torrente en su empresa. Sería muy ilustrativo el colgarla en este blog

Anónimo dijo...

La siguiente carta sale publicada en el 'Diario de Ferrol' de hoy. Me parece de lo más acertada:



Accidente mortal en la Fragata “Extremadura”

La explosión de una caldera de la Fragata “Extremadura” en la madrugada del día 19 de diciembre de 2005 se llevó por delante la vida de los militares Francisco Pérez y Erik Noval. El cabo 1º mécánico Jorge Gago ,que esa noche estaba de guardia, avisó hasta la saciedad que esto podía ocurrir. Que la caldera estaba dando signos inequívocos de que iba a estallar ( entre ellos alta contaminación de cloro en el agua del sistema).
La Armada, lejos de apoyar a las familias de los fallecidos, ha levantado un férreo muro para que no se conozca la verdad de unos hechos que las han conducido a la situación más terrible en la vida de una persona: la muerte de un hijo. Como prueba de esto han abierto un expediente disciplinario al Cabo 1º Gago para que ingrese en una prisión militar y poder acallarlo.

Hasta tal punto han llegado las amenazas y coacciones a este mecánico de la Armada que se ha visto obligado a denunciar en comisaría a sus propios mandos incluido un comandante médico.
Debemos saber que pasó realmente aquel fatídico día y restaurar la memoria de estos militares que han entregado todo lo que tenían , hasta su vida, por la Patria , a pesar de que a alguno todavía no le parezca suficiente. No solo para depurar responsabilidades, que también , sino para corregir errores que se hayan producido y que en el futuro no tengamos que lamentar un nuevo accidente y nuevas víctimas.

Es de justicia parar el expediente disciplinario y realizar una investigación seria. Y que no sigan manchando la imagen de una Institución cuya dignidad se mantiene bien alta gracias a personas como Francisco Pérez , Erik Noval y Jorge Gago.

Jose Manuel A. Cernadas
A Coruña